Prácticas Centradas en la Familia

Prácticas Centradas en la Familia

  • Tiempo de lectura:3 minutos de lectura
  • Autor de la entrada:

Preguntas frecuentes

Hoy queremos reflexionar acerca de las Prácticas Centradas en la Familia. Cuando las familias conocen este modelo de intervención, entienden que se va a realizar con visitas a sus domicilios y que va a ser un trabajo en equipo entre los profesionales y ellas mismas. 

Pero son muchas las dudas que les surgen en un primer momento. En el artículo de hoy les queremos dar respuestas para que a ninguna familia les queden preguntas sin resolver.

¿Ahora yo seré el terapeuta?

En ningún caso será el propósito y en todo momento esperamos que sigáis con vuestra función de padres. Eso sí, padres más informados, más empoderados. Con los conocimientos y prácticas de estrategias necesarias. Para que las mismas rutinas que venís haciendo, se conviertan en momentos de interacción enriquecidos que impulsen el desarrollo de vuestros hijos e hijas.

¿Pero si yo no tengo tiempo?

Quizás esta sea la situación o respuesta más frecuente con la que nos encontramos. Es fundamental entender que no necesitamos generar momentos o espacios concretos de tiempo. Lo mismo que ya hacéis en vuestra propia rutina se hará de la forma en la que vuestro/a hijo/a tenga más oportunidades; de comunicarse, de participar, ser más autónomo, etc. Todo padre/madre se comunica con su hijo/a en muchos momentos del día. Le acompaña en la comida, en el vestido, el aseo, el baño, en trayectos en coche, en los paseos, etc.  Se trata de introducir pequeños ajustes y estrategias, de modo que, en todos esos momentos, sepáis cómo impulsar y favorecer las capacidades de vuestros/as hijos/as.   

¿Y sólo una vez a la semana?

SÍ, y que es más que suficiente. Hemos de tener muy claro que el tratamiento ocurre durante toda la semana. Es decir, el día en el que el/la terapeuta realiza la visita domiciliaria se idean estrategias de forma conjunta, se modelan y se practican. Y será en las diferentes rutinas diarias y durante toda la semana, cuando se lleven a la práctica de forma continuada. Si las visitas se hicieran más de una vez por semana, no tendríais el tiempo suficiente para poner en práctica las estrategias. Y valorar cómo funcionan.

Los estudios donde se comparan los resultados conseguidos cuando la intervención se realiza entre “Terapeuta-niño/a” en comparación con “Terapeuta-Padres”, nos dan estos resultados: